Aprender de una mala entrevista de trabajo

¿Como podemos aprovechar una experiencia negativa y transformarla en positiva?

Seguro que si llevas tiempo en busca de trabajo has acudido a alguna entrevista de trabajo que no ha resultado ser todo lo exitosa que te gustaría. Muchas entrevistas pueden resultar frustrantes y aunque es normal que esto ocurra, cada experiencia nos ayuda a crecer tanto a nivel profesional como personal.

Las malas entrevistas de trabajo pueden hacer que nos sintamos incómodos o incluso inseguros de nosotros mismos, frente a preguntas a las que no sabemos cómo responder. Lo importante es no sentir que hemos perdido el tiempo yendo a estas entrevistas, ya que nos ayudan a evolucionar.

 

En muchas ocasiones son los nervios los que nos traicionan y nos hacen equivocarnos en respuestas simples o en ejercicios que en otras circunstancias, sin presión, hubiésemos sido perfectamente capaces de responder de manera acertada.

superar una mala entrevista de trabajo

¿Quieres conocer algunos de los beneficios de superar una mala entrevista?

Aprendes de tus errores:

es en estas ocasiones cuando tenemos la oportunidad de analizar qué errores y fallos hemos cometido. Es importante saber en qué fallamos para encontrar planes y soluciones para enmendarlos. Entiende esta experiencia como una oportunidad para estar más preparado frente a nuevas entrevistas.

Pierdes el miedo:

Aprendes a mostrar tu mejor versión solo cuando dejas el miedo y la inseguridad atrás. Una vez que conoces el escenario y te puedes anticipar a las posibles preguntas, conseguirás la seguridad que te dará la imagen de una persona confiada en sí misma y capaz de desenvolverse en diferentes escenarios.

aprender de una mala entrevista de trabajo

Resiliencia:

Esta capacidad te ayudará enfrentarte a situaciones difíciles, un buen candidato para cualquier puesto de trabajo debe saber afrontar los fracasos y crecerse ante la dificultad.

Conocerse mejor a uno mismo:

Puede ser útil acudir a este tipo de entrevistas fallidas para conocerte mejor, por ejemplo, puedes darte cuenta de tus reacciones, de tus debilidades y de tus fortalezas. Esto te ayudará a enfocarte en lo que de verdad te interesa.

Aprender a enfrentarse al fracaso:

Como hemos comentado, mejoras tu capacidad de adaptación frente a un mercado laboral en constante cambio y cada vez más inestable. Las nuevas generaciones especialmente deben estar preparados para un entorno de este tipo, donde el fracaso puede suponer una oportunidad de cambio y de mejora.

Recuerda que si acabas de tener una mala entrevista de trabajo, siempre puedes aprovechar el lado más positivo de esta experiencia y convertirlo en el motor que te ayude avanzar hacia nuevas oportunidades laborales.

 

Rate this post